Por Mario Dominguez

La ausencia in justificada hoy

Del Concierto de la Banda

Sinfonica de Zacatecas

descarga (1)Un poquito después de las once de la mañana, ese 17 de julio, en domingo, coincidí con mi gran amigo Salvador Garcia y Ortega.
A el ni a mi se nos notaba resaca alguna, pero en el menudo La Guera de la plazuela Genaro Codina nos volvimos a encontrar.
Entre mordidas de tortillas recién hechas y cucharadas del caldoso y calientito platillo transcurrió la charla de esto y aquello.
Y vino una muy grata noticia:
– Fijate Mario que vamos a tocar en el Auditorio Nacional. El gobernador Miguel Alonso hablo con Tovar y de Teresa y arreglo todo para ir a tocar alla, a ver si vas no?
– Oye Salvador que trascendente. Me dijeron que estuvo precioso cuando tocaron en Bellas Artes.
– Esa vez hasta la gente se quedo afuera, no alcanzo lugar pero ahora si hay como para diez mil personas.
– Ahora si no me lo pierdo y veremos como le hacemos pero voy a ir con mi esposa Sarita.
– Va ser gratuita la entrada, a lo mejor los boletos los distribuirá el Instituto de la Cultura. Tengo un amigo en Mexico que dice que ya tiene tres mil quinientos zacatecanos que van a ir, va estar bien, tendremos como invitado especial a Pepe Aguilar y Sheila tambien va a cantar y…
Me adelanto el carnet musical Chavita Garcia, con quien desde el Gobierno de Ricardo Monreal mantengo una estrecha comunicacion.
A Chicago acompañe a la Banda del Estado donde ofrecieron varios conciertos para El Día del Zacatecano ( uno de ellos en la Plaza Dalay Center donde se encuentra una estructura tridimensional de Pablo Picaso), todo patrocinado por el oriundo de Atolinga, Chon Ascencion Salinas y en un inter durante la cena le mencione a Monreal las peripecias del viaje desde la tierra, en un camión rentado y un problemilla que se presento con el chofer particular que intento pasar marihuana y lo detuvieron en la garita de Laredo.
Allí entre la bola se encontraba Guillermo Huizar Carranza a quien le ordeno que solucionara el problema del nuevo camión que se compraría para la Banda. Y no fue uno sino dos los camiones que se les entrego semanas despues.
Nos despedimos cordialmente y partimos de la menudearía comentando mi esposa Sarita y yo acerca de la gran oportunidad de escuchar en Mexico la audición.
Dias después les platique a mis amigos que se motivaron y quedamos en ir a ese concierto en un vehículo especial.
Le llame por teléfono al Lic. Gustavo Salinas, para garantizar los boletos de entrada pero me desinformo, dijo que desconocía como se distribuirían si a través de la Representación del Gobierno del Estado en la capital del país o aquí en otro lugar. Total.
Hasta ayer aun intente conseguir veinte boletos que supuestamente se entregarían en la Casa de Cultura, pero no, fue en Turismo del Mercado (que no es), Gonzalez Ortega, y condicionado solo a dos por persona.
Se frustro la ida a Mexico y como no hay mal que por bien no venga mis cuates decidieron destinar el recurso que en principio seria para echarnos a perder escuchando a nuestra gloriosa Banda y al paisano Pepe Aguilar, para una “pescadiza” (sin licor),mañana viernes.
Y sobre el concierto, ya estaremos atentos de las reseñas. BT.

Anuncios