Arturo-Peimbert-CalvoMéxico, D.F.- 27/07/2016.-Se Confirman graves violaciones a los derechos humanos cometidas por autoridades el 19 de junio de este año en la represión que policía estatal y federal cometieron en Nochixtlán Oaxaca contra integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y población del lugar, incluidos 30 menores de edad que tuvieron que protegerse del gas lacrimógeno, con tierra, dentro de una escuela, así lo informó en el senado el defensor de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) Arturo Peimbert Calvo  quien añadió que “es urgente que se explique el objetivo de la operación policiaca”.

De acuerdo con la información recabada, dijo, la comunidad entera se volcó en repeler la entrada de la policía, lo que repercutió de forma “inhumana” incluso en niños. Narró que la policía entró a un lugar lejano al bloqueo, a una colonia a la que hay que acceder por veredas, ahí se encontraban niños que dentro de una escuela se refugiaban de la presencia de los policías así como del por el “uso exacerbado del gas lacrimógeno”, gracias a la madre de uno, pudieron huir del lugar hasta la comunidad vecina de Sinaxtla.

“Nos parece impensable que tuviera que huir población infantil por la incursión policiaca, es un tema inhumano por parte de quienes operaron esta incursión”, explicó que de acuerdo con testimonios de la población, la policía no aplicó protocolos para uso de gas lacrimógeno, y existen evidencias de que el gas fue lanzado de forma directa y no en “parábola”, como mandatan los protocolos, para no lastimar a la gente.

Aseguró que, según la información y testimonios que pudieron recabar en Nochixtlán, hubo 198 heridos, de ellos 155 eran civiles y 43 son policías, 84 fueron heridos por armas de fuego. Aunque ya hay 23 personas que reciben atención en hospitales, las demás siguen sin acudir por temor a represalias. Cabe señalar que la población narró que en días anteriores al ataque, identificaron a policías que fueron llegando a Nochixtán infiltrados como civiles y que permanecieron en la

Confirmó que un hospital comunitario de Nochixtlán fue tomado por la policía federal, el 19 de junio, y que impidieron a personal médico atender a la población civil, “ ni en estado de guerra se ven estos problemas” aseguró.

Por otro lado, acusó los obstáculos que las víctimas han enfrentado al acudir a solicitar apoyo, como parte de la reparación del daño cuya obligación es del Estado mexicano, a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, para solicitar se les repongan los gastos que han hecho “con mucho esfuerzo”, dijo, y que se trata de consecuencias directas de la represión ejercida por la policía tanto para la atención a personas heridas como para quienes perdieron la vida.

Explicó que la Comisión ha solicitado facturas de cada uno de los gastos realizados para poder reponer los recursos a la población, sin embargo, no cuentan con ellas.

El 19 de junio de 2016 la policía federal y estatal atacó a la población que participaba en el bloqueo de la carretera México-Oaxaca, en el crucero de Nochixtlán, aunque la primera reacción del gobierno fue declarar que la policía acudió desarmada, las evidencias demostraron de inmediato lo contrario. Las y los pobladores permanecían en el bloqueo para apoyar las protestas magisteriales que hace 65 días emprendieron docentes integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) quienes a través de bloqueos carreteros, manifestaciones, pronunciamientos, campañas informativas y un paro laboral establecido en distintas entidades federativas han llevado a cabo en contra de la “imposición de una Reforma educativa” y “a favor de la educación gratuita en México”, el magisterio y la población asegura que el resultado fueron 11 personas asesinadas y más de 100 heridas mientras que las autoridades dicen que fueron 8 personas quienes perdieron la vida.

Anuncios