zzz441* El escritor dice que es importante comprender que la sociedad civil le tiene que entrar a las arenas de la política 


Ciudad de México, a 2 de junio de 2016


En México, primero implementamos y luego diseñamos, por ello, es importante contemplar en nuestro país el intercambio político como método para la mejora de las políticas públicas, destacó el académico de la UAM, Ricardo Aguilar Astorga.

En el marco de la celebración del Librofest 2016 se llevó a cabo la presentación del libro “Intercambio político. Una nueva forma de indagar las relaciones de poder entre la sociedad y gobierno”, donde se destacó que en la política lo que se intercambia son bienes imaginarios y bienes simbólicos; por ejemplo, si votas por un político, te ofrece calidad de vida”.

Por ello, el libro “Intercambio político. Una nueva forma de indagar las relaciones de poder entre la sociedad y gobierno”, recupera las ideas del politólogo Gian Enrico Rusconi, en el que propone una interesante discusión sobre el intercambio político, definido como el proceso en el cual diferentes actores redefinen el sentido de su actuación de manera colectiva y se constituye por acuerdos conjuntos.

El también politólogo resaltó que el intercambio político es posible pese a los diámetros de poderes fácticos, pues la sociedad civil se ha transformado, por ello necesitamos co-gobiernos, co-gobernados, pero lamentablemente la sociedad no quiere participar porque se piensa que automáticamente serán absorbidos por el gobierno.

“La Constitución de la Ciudad de México es un ejemplo claro de ello, pues por un lado queremos un grupo de expertos y por otro lado queremos la participación ciudadana”, destacó el académico Aguilar Astorga, coordinador de este volumen.

Explicó que lo que une no es el “ganar-ganar”, sino el proyecto político en conjunto; es decir, hacia dónde queremos ir como comunidad y que ese proyecto vaya acorde a tus intereses. Es donde es posible un intercambio, donde las partes no se diluyen, sino que incluso generan mayor autonomía e independencia, pues lo que dice Rusconi es que si tú participas asimétricamente en el poder mediante un proyecto político que cohesiones, tú vas a ser independiente”.

El libro consta de nueve capítulos donde se aborda la transparencia, la movilidad como derecho, políticas públicas ambientales, la transformación social, los comités comunitarios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre; se aborda también el intercambio político más allá de la sociedad civil, por mencionar alguno de los temas.

Aguilar Astorga añadió que los casos expuestos en el libro son sólo de ciudadanos y no producto de dádivas gubernamentales, pues es importante comprender que la sociedad civil le tiene que entrar a las arenas de la política.

“En la actualidad, las principales discusiones las tienen distintas élites, como la movilidad y el agua por ejemplo, temas que ya no se discuten en la arena pública, por ello la aportación que se propone en el libro son cinco variables constitutivas, pues cuando participamos no se hace de la misma forma”, destacó el académico.

El texto cuestiona cuáles son las políticas que tienen mayor efectividad en materia de derechos, cuáles son las que se formulan como políticas pro derechos o la idea de derechos como conductora en la hechura de políticas.

Los trabajos expuestos en el texto son enfoques diversos que abonan a la discusión sobre el complicado papel de la sociedad en la construcción de políticas verdaderamente públicas, regidas bajo un esquema dialógico, donde la lucha por hacerse escuchar es una construcción social más que una dádiva gubernamental.

“Intercambio político. Una nueva forma de indagar las relaciones de poder entre la sociedad y gobierno”, de la editorial UAM/Juan Pablos es una publicación disponible en librerías de prestigio.