• IMG_3154La autocrítica de EPN se redujo a una pequeña lista de los hechos y situaciones marcados por la tiranía de la contingencia, pero nunca por la mala operación de su gobierno
  • El epilogo electoral del discurso presidencial marca la línea discursiva oficial rumbo al 2018
  • Peña convertirá las escuelas públicas en negocio privado, mediante bonos colocados en la BMV

Una vez pasado el acto faraónico en Palacio Nacional en el que se escenificó el mensaje de Enrique Peña Nieto, con motivo de su Tercer Informe Presidencial, queda claro que el Presidente necesitaba aplausos. Aseguró José Narro Céspedes.

Por ello aseguró que el Tercer Informe de Peña Nieto, un fastidioso tejido de cuentas donde la realidad de los mexicanos y de Zacatecas desapareció para dar espacio al autoelogio gubernamental.

Ni los 820 mil zacatecanos en pobreza, de los cuales 89 mil se encuentran en pobreza extrema; ni el incremento de 450% entre 2013 y 2014; ni el abandono del turismo a Zacatecas, fueron temas para el Presidente Enrique Peña Nieto. Aseguró Narro.

Zacatecas es inexistente para el Presidente y para el priísmo, fuera de periodo electoral.

En otro sentido, Narro aseguró que la autocrítica se redujo a una pequeña lista de los hechos que “molestaron, indignaron y lastimaron el ánimo de los mexicanos” y pasó rápidamente para reducirla a acontecimientos y situaciones marcados por la tiranía de la contingencia, pero nunca por la mala operación de su gobierno.

Larga autocelebración: el Informe 2015 fue una repetición del  triunfal Informe de 2014. Aseguró.

Para el perredista, del discurso presidencial brotaron mágicas cifras, progreso, logros, bienestar, el progreso a manos llenas y logros nunca registrados por la sociedad mexicana “resultado de la gestión y la perfección de sus acciones de gobierno, de su gabinete y, obviamente, de su familia”.

Narro señaló que Peña presentará una iniciativa para convertir las escuelas públicas mexicanas en negocio privado, mediante la emisión de bonos que serán colocados en la Bolsa Mexicana de Valores y servirán para mejorar la infraestructura educativa pero también, obviamente, para dar derechos y ganancias a quienes metan su dinero al mercado de la educación pública-privada.

Así, “la llamada Reforma Educativa deja de manifiesto el control administrativo y político del profesorado nacional para abrir paso al negocio.

Finalmente, Narro Céspedes se refirió lo que llamó el epilogo electoral del Presidente, el cual marcó la línea discursiva oficial rumbo al 2018, al calificar como los enemigos al populismo, la demagogia y la intolerancia, en una velada alusión a Andrés Manuel López Obrador.